Sea un antropólogo: explorar para innovar

15 de marzo de 2018 por Eliezer Silveira Filho

Tres personas atrapados en una caverna, desde su nacimiento, sólo observan una pared iluminada por una hoguera. En esta pared se proyectan sombras de estatuas, representaciones de humanos, animales y objetos, siendo manipulados como escenas de lo cotidiano que son analizadas y juzgadas por los hombres presos. Ahora, imagínese si uno de ellos logra soltarse, puede entonces explorar el mundo externo. Al salir de la cueva y entrar en contacto con el mundo real, queda encantado con los seres de verdad y la realidad cotidiana. Al regresar y compartir con los demás, es llamado loco. Este famoso mito contado por Platón refuerza la necesidad de explorar la realidad para, de hecho, conocerla.

El acto de observar y explorar es una de las habilidades para ser una persona innovadora. Dentro del programa ejecutivo Leading Digital Transformation, desarrollado por INSEAD en colaboración con Stefanini, recorremos estas habilidades con el objetivo de desentrañar el perfil de los grandes disruptores de los negocios, como Steve Jobs, Howard Schultz y David Kelley. El profesor Nathan Furr, basado en ADN del Innovador de Jeff Dyer, Hal Gregersen, y Clayton M. Christensen, contextualizó los 5 puntos para desarrollar el potencial creativo:

1. Asociar

Paul Romer, economista de la New York University, dice que “el verdadero crecimiento económico sostenible no deriva de nuevos recursos, sino de recursos existentes que se reajustan para hacerlos más valiosos”. Vivimos la era del remix, donde las ideas e innovaciones surgen a partir de la asociación de cosas y el uso de la habilidad cognitiva para construir es una fuente gigantesca para la creatividad.

Un ejemplo de este ejercicio es el iPod de Apple. Al lograr colocar cientos de canciones en un reproductor multimedia, surgió el desafío de cómo recorrer con velocidad la biblioteca. Un ingeniero, al ver un candado rotativo clásico, tuvo la idea de integrar la interacción tipo disco para conseguir recorrer rápidamente la biblioteca. Una asociación relativamente simple, pero que creó una nueva forma de interfaz que tuvo años de éxito. Infinitas asociaciones pueden ser creadas conectando objetos, personas y explorando diversas posibilidades. Como dijo Steve Jobs, “la creatividad está conectando cosas… personas creativas conectan experiencias que han tenido y sintetizan cosas nuevas”.

2. Preguntar

Volviendo al mito de Platón, cuando estamos condicionados a un ambiente, muchas veces perdemos la visión de las diversas posibilidades y realidades involucradas en el entorno. Por eso, una mente curiosa apoya el proceso de encontrar nuevos caminos. Platón reforzó eso, al decir que “hacer las preguntas correctas muchas veces es más importante que tener las respuestas correctas”.

Una de las técnicas de brainstorm es la starbursting, donde las preguntas generan nuevas preguntas. Al pensar en un producto nuevo, preguntas como ¿qué recursos debemos incluir? o ¿quién es nuestro cliente? y ¿cómo él ayuda a organizar el proceso creativo? Las palabras interrogativas quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo son esenciales en este proceso de encontrar soluciones.

3. Observar

La antropología es la ciencia que se dedica a entender de forma profunda al ser humano. El término tiene origen griego, juntando anthropos (hombre, ser humano) y logos (conocimiento). La observación es un método de la antropología. Consiste en que el investigador se inserte en el grupo que está estudiando para así, entender la lógica que mueve a esa comunidad. Este es uno de los ejercicios fundamentales en el proceso de innovación.

Por medio de la observación, se logra salir de la teoría sobre cómo imaginamos que es la interacción de un usuario con un producto y se puede entender en la práctica. En el mito de la caverna, el hombre que salió de la cueva dejó de observar lo cotidiano por las sombras. Pudo entender la realidad, lo que abrió un universo de posibilidades.

4. Experimentar

En 2017, Amazon fue considerada la más innovadora por la Fast Company. Este reconocimiento se justificó por la cultura de experimentación que viven. Según Jeff Bezos, CEO de la empresa, una de las cosas con las que se logró esto fue con el incremento del número de experimentos, reduciendo el costo de producción de los mismos. “Si usted puede aumentar el número de experimentos de cien a  mil, usted sumará drásticamente las innovaciones que produce”.

Experimentar es aprender nuevas técnicas, probar hipótesis, se permite equivocarse para lograr acertar con los aprendizajes. La mejor forma de aprender es probando. Así, se puede responder a preguntas para las que no se tenía respuestas en la observación o investigación.

5. Trabajar en red

Los innovadores tienden a ser excelentes en el establecimiento de redes. Marc Benioff, fundador y CEO de Salesforce, tiene el hábito de interactuar con empresarios más jóvenes. Uno de los ejemplos es Drew Houston, cofundador de 28 años de Dropbox. “Él creció en internet, yo no. Entonces, él puede ver las cosas de manera que yo no lo hago. Esta perspectiva es realmente importante “. Al desarrollar una red de contactos, la diversidad es un punto importante. Personas con culturas diferentes, diversas industrias, otras funciones ayudan a tener perspectivas divergentes.

Los autores de DNA del Innovador estudiaron a las empresas que tienen los mayores premios de innovación, todas ellas presentan estos cinco hábitos mentales listados. Son puntos simples, pero que se vuelven desafiantes para ser implementados. Con ese esfuerzo, dejamos de observar a Jobs y Bezos, y pasamos a aprender un proceso para innovar. En el libro se asimila, pero se necesita arriesgar y salir de la cueva. Solamente así se puede abrir el horizonte y encontrar un mundo de posibilidades.

Compartir:
Ver Más

Vamos a co-crear, solicite una propuesta de nuestros especialistas.