La IA cambiará las reglas del juego

por Marco Stefanini

El Índice de Competitividad Global del Talento 2020 (GTCI, por sus siglas en inglés), publicado por INSEAD, señaló que América Latina tiene el potencial para convertirse en un centro de Inteligencia Artificial (IA) y generar nuevos talentos en los próximos años.

Hay quienes aman y odian la Inteligencia Artificial. Muchos por convicción, otros porque ven la tecnología como una amenaza para los trabajos y la forma en que vivimos hoy, algunos por ignorancia sobre el potencial del mercado de IA. El hecho es que no se puede ignorar su crecimiento. En 2021, generará casi 3 billones de dólares en valor comercial y 6 mil 200 millones de horas de productividad en todo el mundo, según Gartner.

Para algunos expertos, las plataformas de inteligencia cognitiva se consideran un símbolo de esperanza para resolver problemas más complejos en las áreas de educación y salud. Es difícil pensar en una industria que no requiera la funcionalidad de IA para administrar datos que puedan usarse estratégicamente en la toma de decisiones.

El escepticismo inicial sobre el uso de la tecnología ha dado lugar a discusiones más profundas sobre su evolución y cómo impactará a las personas y las empresas en los próximos años. El tema se ha vuelto tan relevante que ha guiado las discusiones en Choose France, un evento organizado por el gobierno francés con el objetivo de atraer inversiones, y el Foro Económico Mundial, en Davos. Yo mismo tuve la oportunidad de participar en el lanzamiento del informe GTCI, que este año abordó el talento global en la era de la IA.

Los datos del estudio señalan que la IA representa una oportunidad real para ayudar a varias regiones a comenzar un nuevo ciclo de crecimiento y eficiencia. América Latina, por ejemplo, tiene el potencial de convertirse en un centro de talento en los próximos años. El informe INSEAD, una de las escuelas de negocios más grandes y prestigiosas del mundo, evalúa la aplicación de la tecnología a nivel mundial y revela el progreso en la región. Entre los 100 países mejor preparados para usar la IA, 15 se encuentran en América Latina, con énfasis en México, Uruguay, Chile y Brasil.

Existe el desafío de desarrollar talento especializado en IA. No obstante, hay un crecimiento que se refleja en el número de jóvenes que ingresan a las universidades. Con una población estimada de 500 millones de personas en los cinco países más prometedores en materia de abastecimiento digital (Brasil, México, Colombia, Perú y Argentina). Toda la región tiene un espíritu emprendedor natural, que se debe fomentar con el interés en las STEM (acrónimo en inglés para ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y, en consecuencia, impulsar programas de transformación digital.

A través de asociaciones con universidades e inversiones continuas, las empresas podrán contar no solo con profesionales capaces de ejecutar proyectos con IA; también con personas altamente calificadas para trabajar en investigación y desarrollo.

Este nuevo escenario se reflejará directamente en el desempeño del PIB. La investigación El impacto de la IA en el mercado laboral, realizada por la consultora estadounidense Ducker Frontier a pedido de Microsoft, señala que la IA puede impulsar y aumentar la eficiencia de la economía. Las simulaciones muestran que en Brasil la adopción máxima de IA en varios segmentos puede aumentar la tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del Producto Interno Bruto (PIB) a 7.1% por año hasta 2030, considerando un escenario de máximo impacto para los beneficios de la IA. Este es un aumento superior a la proyección del crecimiento del 2.9% del PIB realizada por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el mismo período.

Con la capacitación de nuevos talentos y la expansión de proyectos basados ​​en inteligencia artificial, algunas empresas podrán utilizar tecnologías digitales en el modelo nearshore, es decir, entre regiones cercanas o en países vecinos, con idiomas, zonas horarias y culturas similares. Esto significa que las empresas de origen latinoamericano pueden servir bien al mercado estadounidense, de la misma manera que los proveedores de Europa del Este pueden satisfacer la demanda de servicios en el lado occidental. Cuando se encuentran en zonas horarias similares, los profesionales interactúan más y mejor, aumentando la productividad.

En el capítulo que firmé en el informe INSEAD, en asociación con Fábio Caversan, director de investigación cognitiva en Stefanini, Estados Unidos, destacamos que hay profesionales de alto nivel en América Latina que pueden ser capacitados con un enfoque en IA. Para eso, es necesario invertir en educación, aportando un enfoque más humano al debate.

También es esencial comprender su alcance, los posibles cambios en el comportamiento humano y la lógica de los algoritmos para que el gobierno y el sector privado puedan construir una estrategia nacional de IA, que sobresalga en ética y sea capaz de transformar la sociedad del futuro. De las discusiones seguidas en Davos, no hay duda de que lo mejor está por venir y que esta tecnología, trabajando junto con los humanos, cambiará las reglas del juego mucho antes de lo que imaginamos.

Compartir:
Ver Más

Vamos a co-crear, solicite una propuesta de nuestros especialistas