Guía: 5 tendencias tecnológicas para 2018

26 de diciembre de 2017 por Stefanini

La empresa que no innova muere. La frase es fuerte, pero es exactamente lo que sucede con las organizaciones que dejan de adaptarse a las innovaciones y un caso emblemático es el de Blockbuster. En los años 90, la marca inauguraba una tienda cada 18 días en Brasil. A principios de los años 2000, llegó a facturar más de 800 millones de dólares. Y “del día a la noche”, se vio hundida en deudas hasta fracasar, tras el cambio de operación de la rival Netflix.

 

Kodak es otro ejemplo de organización que no acompañó la evolución tecnológica y acabó “quebrando”. En la década de los 70, llegó a tener el 80% de las ventas de cámaras y el 90% de las películas fotográficas. Incluso habiendo inventado la cámara digital, dejó de invertir en la tecnología hasta dejar de ser referencia y decretar la quiebra en 2012.

Al contrario de lo que muchos piensan, dedicar parte de los esfuerzos en innovación no es necesariamente una acción costosa o compleja; es primeramente, un proceso gradual y continuo que sólo demanda un punto de partida. Por eso, presentamos en esta guía las cinco tendencias que estarán en alza el próximo año.

Realice un análisis y no deje que su empresa sea la próxima víctima.

¡Buena lectura!

¿Qué esperar de la tecnología en 2018?

Uno de los pasos fundamentales para mantener su empresa sana es predecir lo que puede suceder en el mercado a corto, mediano y largo plazo. De esta forma, también es posible planificar las tomas de decisiones de forma asertiva.

A continuación, las cinco principales tendencias de tecnología para 2018:

1 — IoT: el concepto de IoT (Internet de las Cosas) tiene potencial para seguir creciendo en términos de relevancia y convertirse en uno de los principales pilares del crecimiento económico mundial en los próximos años, con la mejora de operaciones de negocios y avances innovadores en prácticamente todos los segmentos.

Según la encuesta del Instituto McKinsey & Company, Internet de las Cosas tendrá un potencial de impacto económico anual de entre US $ 4 billones y US $ 11 billones para 2025. Sorprendente, ¿no?

La cantidad de aplicaciones posibles que Internet de las Cosas permitirá es gigantesca y demandará una adaptación de las empresas en los mismos terminos de lo que ocurrió hace poco con la onda del streaming de videos.

El mercado global apunta que para 2020 habrá más de 2.500 millones de personas conectadas en red y cerca de 50 mil millones de dispositivos conectados.

Con tantos equipos interconectados al mismo tiempo, la cantidad de datos que pasará por las redes de las empresas aumentará en proyección geométrica, generando ingresos en millones para empresas operadoras de banda ancha, transporte y almacenamiento de datos.

Con eso, la Internet de las cosas no sólo se mueve con la comodidad y la vida del consumidor, sino también con el actual modelo de negocio de la industria, obligándola a reinventarse si quiere tener longevidad.

2 — Industria 4.0: en la línea de la Inteligencia Artificial, los asistentes virtuales cobran papel especial y cada día se integran más a la vida de las personas. Es el caso de Sophie, la plataforma de inteligencia artificial, desarrollada por Stefanini, capaz de interactuar con usuarios humanos y sistemas a través de un conjunto creciente de interfaces de texto y de voz.

La propuesta es hacer las interacciones con los usuarios (ya sean personas o corporaciones) más fluidas, simples y eficientes. Los asistentes virtuales, sin duda, son estrellas de la llamada 4ª Revolución Industrial, pero no son las únicas.

Los robots serán programados para hacer la misma tarea de un humano, y en el mismo orden: buscar campos en combinaciones de caracteres específicos, copiar, pegar, escribir, computar e incluso crear y enviar textos a partir de información estándar.

Cuando se implementan, las tecnologías resultantes de la industria 4.0 garantizan agilidad en la adopción, aumento el tiempo de actuación de los agentes (robots trabajan 24 horas al día, siete días a la semana), menos errores, aumento de la velocidad de procesamiento y disminución del costo de procesos.

Según la consultora Gartner, hasta 2017, los servicios administrados basados ​​en RPA (Robotic Process Automation) y las plataformas cognitivas reducirán el 60% el costo de las soluciones de TI al automatizar tareas repetitivas realizadas hoy por los humanos.

3 — Blockchain: esta tecnología está entre los top 10 en las áreas de seguridad corporativa, almacenamiento de datos y uso compartido de archivos. Un reciente informe del Foro Económico Mundial prevé que en el 2025, el 10% del PIB se almacenará en tecnologías relacionadas con Blockchain.

Muchos expertos creen que la tecnología, que creció en popularidad por ser la base para la criptografía y la seguridad de la plataforma de Bitcoin, revoluciona el almacenamiento de datos digitales, no sólo en el área financiera, sino también en otros sectores, como el agrícola.

En alianza con el uso de Big Data, Blockchain puede ser la alternativa para reunir datos que se encuentren desconectados, para ampliar la eficiencia y asegurar más transparencia en cada etapa del proceso productivo.

En Brasil, la tecnología es nueva y está siendo desarrollada, principalmente, para actuar en las transacciones bancarias. La Federación Brasileña de Bancos (Febraban) creó una comisión y un grupo de trabajo específico para tratar el asunto, debido a su importancia como herramienta disruptiva y de seguridad. Un factor que llama bastante la atención es la forma en que Blockchain rompe con el estándar utilizado actualmente por bases de datos para almacenar información de sus clientes.

Hoy, los servidores son centralizados y controlados por sus respectivos propietarios. Si una persona transfiere dinero por internet, el banco de donde saldrá el dinero necesita informar a la otra institución si hay realmente fondos en la cuenta del cliente. Con Blockchain, las bases de datos se distribuyen por una red con varias máquinas conectadas, en varios lugares, de forma compartida.

4 — Computación Cognitiva: desarrollado por IBM, Watson representa una nueva era de la tecnología, la de la computación cognitiva. Esto significa que los seres humanos dejen de programar las computadoras y pasen a trabajar junto con esas máquinas.

Además de la computación cognitiva, el Watson combina tres pilares: el procesamiento del lenguaje natural, la generación y la evaluación de hipótesis y el aprendizaje dinámico.

Según las previsiones de la consultoría IDC, el mercado de computación cognitiva debe mover 31.300 millones de dólares en 2019, y más del 40% de los gastos serán dirigidos a software.

Stefanini Scala tiene un asistente cognitivo multicanal, bautizado como MAIA (Multipurpose Artificial Intelligence Assistant), la solución inspirada en IBM Watson es capaz de pensar y responder como un humano, gracias a algoritmos complejos de inteligencia artificial. “Las tecnologías de IA para clasificación, combinación de patrones y sugerencia de informaciones potencialmente relacionadas ya son parte de nuestro cotidiano. Los dashboards basados ​​en IA ofrecerán inteligencia predictiva que proporcionará un nivel completamente nuevo de conocimiento sobre la toma de decisiones de la gestión “, dice Danielle Franklin, Directora de Nuevos Negocios de Stefanini Scala.

Watson es una solución que debe ser pensada a largo plazo, ya que se vuelve más eficiente a medida que va aprendiendo sobre el negocio. En Brasil, ya hay aplicaciones de la herramienta en atención de call center y en chats electrónicos. En esta área, por ejemplo, la herramienta logra adecuarse a las peculiaridades de cada cliente y región.

5 — Movilidad y Realidad Aumentada: nacidos entre 1980 y 2000, la generación Y representa más de 2,5 mil millones de personas, la mayor generación presente en el planeta. Según datos del Bank of America, el 86% de ellos viven en países emergentes, como Brasil, India y China.

Esta generación nació en una época de ascenso de la tecnología y está transformando culturas organizacionales, además de la forma de lidiar con las marcas. Un ejemplo de ello fue el juego Pokémon Go: las tecnologías y la mecánica del juego se utilizaron para involucrar a individuos de esta generación para aumentar la productividad en el trabajo o ampliar las oportunidades de negocios.

En el mercado de seguros, por ejemplo, es posible utilizar la realidad aumentada para hacer inspecciones, sin la necesidad de enviar una persona hasta el local, o del asegurado tener que desplazarse. Siguiendo el éxito de Pokémon, una red minorista brasileña lanzó su propio juego. Así, sus asistentes pueden capturar “medallas” de la marca que aparecen por el establecimiento y luego cambiarlas por beneficios.

Compartir:
Ver Más

Vamos a co-crear, solicite una propuesta de nuestros especialistas.

Nosotros utilizamos cookies en nuestro sitio para darle la mejor experiencia posible. Por seguir viendo el sitio, acepta este uso. Para obtener más información sobre cómo utilizar cookies, consulte laPolítica de privacidad.