Cuentas digitales para la delincuencia: ¿Qué tiene que ver su apertura con la fuga de datos a través de Internet?

Riesgos en la Banca por Internet y Sistemas de Pagos

 

Si ir al banco a pagar una cuenta o hacer algún tipo de transacción ya se había convertido en algo del pasado para muchos clientes, imagínense después del inicio de la pandemia. El aislamiento social ha acelerado el uso de la Banca por Internet y, más recientemente de los Sistemas de Pagos electrónicos, PIX. Si bien el mundo digital nos ha hecho la vida más fácil a todos nosotros, la evolución tecnológica también va acompañada de algunos riesgos cuando hay personas mal intencionadas que se especializan en estafar sistemas y robar datos. En muchos casos, cuando se descubren hackers, el dinero ya ha dejado la cuenta del usuario sin dejar rastro. Es el comienzo de un dolor de cabeza gigantesco para el cliente y las instituciones financieras.

la fuga de datos a través de Internet

 

Megaleak: RockYou2021

 

Recientemente, tuvimos la mayor fuga de datos de la historia, según algunos expertos en ciberseguridad. Llamado RockYou2021, en referencia al incidente ocurrido en 2009 llamado RockYou, que expuso 32 millones de contraseñas, el episodio actual es responsable de la filtración de 8.4 mil millones de contraseñas, que pueden estar circulando en internet en este mismo momento. En enero, hubo otro megaleak, en el que 223 millones de personas en Sudamérica tenían sus datos personales circulando por Internet, permitiendo el acceso de delincuentes y estafadores, que comenzaron a utilizarlos para abrir cuentas bancarias falsas.

Los bancos digitales están creciendo exponencialmente, y según el Informe de Banca Digital 2020, se prevé que entre 2020 y 2025, el sector crezca a una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 14.6%, alcanzando el valor de 12.4 millones de dólares. Si por un lado las noticias muestran el entusiasmo de este sector, por otro enciende una señal de alarma, que tiene que estar en el radar de los bancos: con la facilidad de abrir una cuenta digital con CPF, ID, nombre de los padres y fecha de nacimiento, algunos hackers están aprovechando la información filtrada a través de internet para abrir cuentas que a menudo se utilizan para transferir cantidades robadas de otros.

Debido a esta dinámica delictiva, los bancos se enfrentan al reto de seguir adquiriendo clientes de forma digital, sin aumentar el número de cuentas que son indebidas, centradas en prácticas de fraude.  Pero ¿cómo pueden las instituciones financieras identificar movimientos sospechosos, si teóricamente existe evidencia previa de los datos?

 

Herramientas de análisis en Bases de Datos Bancarios

 

Con el crecimiento de las fugas de información sensible y su uso en prácticas delictivas, algunas empresas especializadas en el desarrollo de soluciones financieras innovadoras y robustas están lanzando herramientas para analizar la base de datos de registro de cuentas, cruzando la información de los bancos con las de su propio ecosistema de prevención de fraudes. La Inteligencia Artificial (IA) juega un papel importante, siendo capaz de identificar señales que pueden conducir a una apertura de cuenta para practicar delitos.

Entre las empresas que están invirtiendo en tecnología con el objetivo de prevenir y reducir los problemas de apertura de cuentas digitales «fantasmas» se encuentra Topaz, una empresa de Stefanini Group, que acaba de lanzar la solución OFD Onboarding Analyzer, capaz de analizar miles de cuentas al día. Como ya está presente en más de 40 bancos en Brasil, la compañía utiliza su big data, además de fuentes de datos externas, en busca de estándares y relación entre el portador del CPF y la institución en la que supuestamente abrió una cuenta. En este proceso se analizan miles de parámetros y criterios. Por ejemplo, si el titular de la cuenta tiene instalada la app bancaria en su teléfono móvil, si ya ha realizado algún tipo de investigación sobre esa institución, si ya ha tenido su CPF filtrado en Internet, la habitualidad de sus ubicaciones, su patrón de consumo, entre otros.

Además de detectar una cuenta que puede ser utilizada para cometer algún tipo de delito, el escaneo permite la optimización tecnológica, ya que las instituciones gastan recursos financieros para mantenerlas abiertas. En un momento en el que estamos viviendo una profunda transformación digital – el sector financiero es uno de los que más invierten en tecnología en todo el mundo –, la tendencia es que los bancos prioricen nuevas medidas de seguridad para mantener la base de datos siempre saneada y con información legítima.

Revive nuestro Steftalk Webinar y descubre los artículos favoritos del mes, aquí.

Mediante el uso de sistemas como este, es posible conciliar la depuración de datos con la agilidad en la apertura de cuentas, ya que el proveedor de tecnología puede actuar en back-office, como un «guardaespaldas» de los bancos. Esto significa menos burocracia para el cliente que quiere abrir una cuenta digital, más seguridad para el cliente y el banco, y es una forma de frenar las acciones fraudulentas que imponen una serie de pérdidas a lo largo de toda la cadena.

La empresa de Stefanini Group enfocada en soluciones financieras de extremo a extremo.

También creemos que te gustará...

Únete a más de 15.000 empresas

Recibe nuestro newsletter en tu bandeja de entrada

Suscríbete y haz parte de nuestros lectores